Morgan & Morgan representó a una compañía de generación eléctrica en un proceso de arbitraje propuesto por un contratista

Morgan & Morgan representó a una prestigiosa compañía dedicada al desarrollo, diseño, construcción y operación de plantas de generación eléctrica, en un proceso de arbitraje propuesto por el Contratista general de uno de sus proyectos hidroeléctricos, y en el cual se reclamaban cientos de millones de dólares por supuesto incumplimiento del Convenio EPC.  Este arbitraje internacional fue llevado bajo las reglas de la Corte Internacional de Arbitraje (ICC).

José Carrizo, socio; y los asociados Mayte Sánchez, Ana Carolina Castillo Solís y Analissa Carles, participaron en este proceso.